martes, 13 de junio de 2017

HACE CALOR

Me quiero mudar al polo norte, o mejor, teletransportarme a un libro de los que leo últimamente cuyas protagonistas son mujeres autosuficientes que deciden dar un cambio radical a sus vidas de mierda vacías y marcharse a un lugar retirado a reencontrarse consigo mismas, pero eso sí, cerca del mar. La estación estival  ha llegado a Hispalis para quedarse y cuando apenas hemos llegado a mitad del mes de junio (osea que no ha entrado el verano oficialmente), aqui ya no sabemos dónde meternos.

Te levantas de la cama a las 7:30 de la mañana para ir a currar sudada, y mientras tratas de despegarte el pantalón del pijama chorreando de sudor del culo (o algunos días las bragas directamente porque has pasado olímpicamente del pantalón), tratas de analizar qué hiciste ayer después de ducharte para haber sudado tantísimo y cuando recuerdas que te limitaste a cenar y acostarte te frustras.... te frustras mucho, porque ansías con ganas que llegue septiembre y poder respirar, o que te toque el Euromillón y huir a Cuba como ha hecho el cabrón de mi hermano (que yo sepa no juega al euromillón, pero huir sí que ha huído a Cuba, no colará una botellita de ron pero... yo lo he intentado).

Al menos me congratula comprobar que el desodorante sigue siendo eficaz en mi y que bañarme en colonia literalmente antes de salir de casa sirve para algo, lo del pelo pegado al cogote de tanto sudar no tiene remedio, y este año he decidido (no sé por qué) que mejor voy a la pelu a mitad de julio cuando vuelva de las vacaciones y me lo saneo bien... y esto de tener el pelo cuatro dedos más largo de lo habitual no lo llevo yo muy bien... Barrunto que mi  vena presumida se va a ir lejos pronto, y no creaís que ya se está alejando un poco, porque ha llegado la época del año en que llego a casa y me planto el moño marujil, y últimamente no tengo ganas de otra cosa que de estar en pelotas, que ya sabéis que yo no soy muy amiga del aire acondicionado y en pelotas se está muy a gusto... No si al final después de 31 años de existencia le voy a tener que dar la razón a mi hermana, que siempre ha defendido que como en pelotas no se puede dormir mejor... (claro que ella lo practicaba en invierno y en verano, y yo lo del invierno no lo concebía).

Y luego está la eficacia laboral... las neuronas se me están achicharrando y el cerebro derritiendo, de hecho estoy alucinando con lo "largo" que me está quedando este post, si con este calor no tengo idea ninguna de sobre qué narices escribir, y apenas puedo juntar sílabas.... A lo que iba,  que con este calor no hay quien se duerma a una hora decente sin dar 45 vueltas en la cama por mucho que te hayas acostado a la hora que debías. Y cuando te sientas en tu silla con la sudadera puesta (ya sabéis que mi edificio es inteligente, bueno más que inteligente lo que ocurre es que hay una sola máquina de aire acondicionado para cinco plantas, en la cero te pelas para que a la quinta llegue algo), al segundo audio que te pones a verificar te entra un sueño.... que yo hay veces que sueño  que me pillan los jefes con dos segundos que se me cierran los ojos. 

A la hora de comer me quito la sudadera y salgo a templar achicharrar los huesos a la calle, para luego volver a ponerme la sudadera y seguir trabajando hasta la hora de salir. Y entonces me vuelvo a quitar la sudadera, me enfundo las gafas de sol y llego a mi casa con 3 kilos menos de tanto sudar rezando para no tener que salir de casa en toda la tarde, que si hay que salir se sale, pero cuesta lo suyo y estás deseando encerrarte en casa.

Sigo aquí, derretida pero estoy... ¿Sobreviviré? Esperemos que sí



11 comentarios:

  1. Ay, yo hace años trabajé en un sitio que era el polo norte durante verano. Me llevaba una chaqueta de lana gorda y aún así me pillé varios catarros, era horrible! Luego salías y bofetada de calor! Lo llevé fatal, la verdad.
    En Madrid llevamos unos días terribles, el fin de semana tuve que poner el aire acondicionado (que a mí no me gusta nada) porque a la hora de la siesta estaba la casa como un horno y los pobres gatos se me iban a derretir.
    En fin, sobreviviremos, como cada año y si Dios quiere. Pero aunque a mí me gusta el verano, admito que hay días que se hace duro. Y hasta yo me voy a cortar el pelo. Lo hice el año pasado, pero como me crece un montón lo tengo por la cintura otra vez y voy siempre con coleta o moño porque no lo soporto, es una manta en la espalda. A ver si la semana que viene saco rato y meto tijera pero seriamente.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí es horroroso... Me gustaría el verano un poco más si no hiciese 45 grados a la sombra a la hora de salir a trabajar...

      Ainsss un besito

      Eliminar
  2. Yo adoro el verano pero la verdad es que aún estamos en primavera y esto no es normal. Para que luego digan que el cambio climático es un cuento chino.
    Lo paso peor por mis gatitos, los pobres, que andan como babosas por los suelos.
    Al curro me llevé una rebequita porque generalmente te congelas con el aire pero no sé este año qué pasa que hace hasta calor.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cambio climático existe y nos va a terminar matando a toda la población!! Yo me llevo siempre algo de abrigo al trabajo... más vale que sobre que no pelarse de frío.

      Un besito

      Eliminar
  3. Yo adoro el verano, y aquí la verdad es qu eno tenemos calor excesivo, de hecho salgo a correr, a caminar, de excursión...pero entiendo que el calor excesivo es duro, y el de Sevilla es de los más duros que he pasado.
    Besos y ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí no se puede hacer nada (que no sea irse a la piscina) antes de las 8 de la tarde.

      Un besito resignado jeje

      Eliminar
  4. Jamía que clima más asqueroso.
    Si en Alemania se quejan de que no tienen verano pero al menos pueden respirar y salir a la calle y eso.
    Y lo peor, los cambios de temperatura, que como te descuides te pones mala en pleno verano y ya haces el combo.
    Mucho ánimo y emigran al polo norte no sé pero algo más al norte seguro que lo notas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo digo siempre, mi mejor verano el que pasé en Irlanda que no te daba pereza y se podía salir a cualquier hora...

      Qué gustazo dormir con nórdico todo el año!!

      Eliminar
  5. Siempre digo que Sevilla es una ciudad que me encanta. Y que para mí tiene solo una pega, pero que es suficiente como para haber huido.
    El calor.
    Y mira que me he ido a un sitio donde frío, precisamente, no hace. Pero aunque ahora tenga calor, como en media España... siempre sé que nunca es tanto como el que tendría allí... jaja cosas de la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente. Esto hay que vivirlo para saber lo que es y que no se exagera. Allí al menos tienes la playa más cerquita que algo suavizará.

      Un besito

      Eliminar
  6. Hay veces que se agradece un poco más DE frío pero es que a mí el verano me encanta...no lo puedo evitar 😍😍
    Espero tu opinión en mi último post, besitos!

    ResponderEliminar